¿Cómo afecta la ovulación al ejercicio físico?

cómo afecta la ovulación al ejercicio físico

¿Cómo afecta la ovulación al ejercicio físico?

¿Quieres conocer cómo afecta la ovulación al ejercicio físico? Que el ciclo menstrual afecta, y dentro de él la fase de ovulación, a la realización de ejercicio físico es algo probado científicamente. Entre otros aspectos, la menstruación marca perfectamente los momentos de secreción y pico de muchas y diversas hormonas que facilitan o dificultan la asimilación y la mejora de la fuerza, la velocidad, la capacidad de recuperación o incluso afectan a la elasticidad de los músculos.

Si nos centramos concretamente en la fase de ovulación, hay que decir que durante ella se produce un incremento de los estrógenos que puede producir problemas, entre ellos dolor en articulaciones.

La influencia de las hormonas en el rendimiento deportivo

Y es que las hormonas influyen notablemente en todo lo relacionado con el ejercicio y el deporte. Por ejemplo, es aconsejable bajar la intensidad durante la regla y entrenar con precaución.

En definitiva, las hormonas influyen en la resistencia y rendimiento. No todas las mujeres lo acusan de la misma forma, pero es evidente que el carrusel hormonal produce cambios en el cuerpo que hay que tener en cuenta. Por tanto, entender las causas y consecuencias de los cambios hormonales durante la menstruación y la fase de ovulación puede evitar numerosos problemas.

Ejercicio físico durante la fase de ovulación

Hay veces que las mujeres vuelven de realizar ejercicio, por ejemplo salir a correr, y les duele el tobillo como si tuvieran un esguince.

¿Se han torcido el tobillo?

¿Se han caído?

La respuesta es que no. Los días de ovulación se producen los picos de producción de estrógenos y una de las consecuencias de esta hormona es que da mucha elasticidad al ligamento, logrando que no sujete el tobillo de la manera correcta.

La acción del estrógeno hace que el ligamento lateral del tobillo tenga menos fuerza y a medida que se pisa, por sobreexposición del ligamento, se producen esguinces. Sin embargo, no ha habido ninguna torcedura, en el momento en el que pasen un par de días, los que coinciden con el periodo de ovulación, el dolor se marcha.

También se incrementa la producción de relaxina, la misma hormona que se produce durante el parto. Esto se traduce en que la distensión ligamentosa es mucho mayor.

¿Qué debes hacer?

Es importante que las mujeres hagan fuerza de pie. La fascia plantar de las mujeres sufre más que la de los hombres. Además, este tipo de dolores pueden potenciarse durante épocas como el verano, por la utilización de cierto tipo de calzado como las chanclas.

Incluso existen algunas zapatillas de deporte que poseen una variedad específica de plantillas para el periodo de ovulación. Esta posee mayor puente, ya que durante esos días hay una tendencia a tener el pie más plano.