Fisioterapia infantil – Beneficios de los tratamientos para niños y bebés

fisioterapia infantil

Fisioterapia infantil – Beneficios de los tratamientos para niños y bebés

La fisioterapia infantil consiste en un conjunto de técnicas las cuales ayudan al desarrollo del niño, ayudando a prevenir o corregir problemas concretos que puedan alteran su crecimiento. De este modo, la fisioterapia es positiva y tiene múltiples beneficios para todos los niños que se están en pleno crecimiento, ya que sus músculos y huesos se someten a muchos cambios físicos en esa etapa.

Las técnicas aplicadas favorecen al desarrollo motor y fortalecen articulaciones para mejorar la resistencia y movilidad. También contribuyen a mejorar el equilibrio y la coordinación, ayudando a los niños a tener más rendimiento y resistencia en actividades físicas.

Por otro lado, se emplea para tratar y solucionar problemas más específicos que quizá padezcan desde el nacimiento y provoquen con el tiempo alteraciones en el crecimiento. Sin embargo, no se puede olvidar que las terapias físicas son positivas para todos los niños ya que favorece el desarrollo psicológico, el aprendizaje, aumenta la autoestima y ayuda a la atención.

Más concretamente en bebés, la fisioterapia ayuda a…

  • Mejorar la conexión entre el sistema nervioso y los órganos.
  • La relajación del bebé.
  • Los procesos de aprendizaje.
  • Una mejora del sistema inmunológico.
  • La postura y los movimientos.
  • Crear mayores vínculos afectivos, creando un vínculo especial gracias al acercamiento.
  • La capacidad del sistema respiratorio, gastrointestinal y circulatorio. El masaje es muy útil para prevenir y curar cólicos, estreñimiento y gases en los bebés, sobre todo en los primeros meses de vida cuando pueden sufrir el cólico del lactante.

¿Qué es el cólico del lactante?

Este es un trastorno común en los bebés recién nacidos que suele durar tres meses en los cuales el bebé no para de llorar. Para tratarlo, es conveniente acudir a un fisioterapeuta que trate el funcionamiento del sistema digestivo del bebé y así regular la musculatura de la zona y las vísceras.