Cómo evitar malas posturas mientras trabajamos

cómo evitar malas posturas mientras trabajamos

Cómo evitar malas posturas mientras trabajamos

Debido a que el trabajo es una actividad que ocupa gran parte de nuestro tiempo a lo largo del día, es fundamental conocer cómo evitar malas posturas mientras trabajamos y llevamos a cabo tareas propias de él.

Posiciones correctas e incorrectas

Una correcta postura en el trabajo se convierte en un requisito de gran relevancia e importancia para la prevención de problemas futuros. Estos pueden tratarse de afecciones o trastornos en diversas estructuras propias de nuestro organismo como son los músculos, las articulaciones, los tendones o el sistema de circulación sanguínea. Este tipo de afecciones son causadas o agravadas por la actividad laboral o por el entorno inmediato a ella. 

Por un lado, una buena postura es aquella que nos resulta cómoda y en la que las articulaciones partícipes se encuentran alineadas de forma natural con el resto de partes del cuerpo. Realizar nuestro trabajo en una posición natural y neutra lleva a una reducción de la tensiones de los músculos, los huesos y los tendones, evitando complicaciones futuras.

Por otra, para evitar malas posturas mientras trabajamos, debemos de eludir aquellas incorrectas o dañinas para nuestro bienestar, aquellas extrañas al cuerpo en las que las diferentes partes de este no se hallan en una posición natural y neutral para él. Lo que ocurre es que según se desplaza la articulación fuera de su posición correcta y natural, esta precisa de mayor esfuerzo por parte de los músculos, dando lugar a la fatiga muscular. Igualmente, este tipo de posiciones inadecuadas pueden llevar al incremento de la tensión de los tendones, ligamentos y nervios, aumentando la posibilidad de sufrir una lesión, lo que debe evitarse siempre que sea posible.

Para evitar, entonces, malas posturas mientras trabajamos es importante escuchar a nuestro cuerpo y observar cuales son aquellas posiciones corporales que no suponen un esfuerzo para nuestro organismo. 

Riesgos posturales en sanitarios

En lo que corresponde a los riesgos posturales, los profesionales de la sanidad se encuentran entre los 5 primeros sectores con mayor incidencia de estos, después de la construcción, la agricultura, la industria y el comercio al por mayor, el comercio al por menor y la hostelería.

El riesgo de sobreesfuerzos y malas posturas es muy común en el personal sanitario, ya que una gran parte de su trabajo se basa en estar de pie, realizar tareas de movilización de personas con limitaciones y tareas precisas que requieren de máxima atención y tensión. 

La probabilidad de una lesión en el trabajo en caso de este colectivo, depende entre otras causas de la intensidad del esfuerzo que se realiza, la cantidad de pacientes y número de horas de jornada laboral, las tareas a desempeñar y la adopción de posturas forzadas, entre otras.

Desde Crux Roxa te aconsejamos llevar a cabo algunas de las principales medidas preventivas: la adopción de posturas naturales y adecuadas para nuestro cuerpo, la realización de estiramientos de los músculos y de técnicas de relajación cada hora y media, y, por supuesto, la consulta con un profesional especializado en fisioterapia para un correcto diagnóstico y tratamiento de nuestras dolencias y dudas.

 

Sin comentarios

No puedes dejar comentarios en este momento.