Rehabilitación para problemas cervicales. Consecuencias de la vuelta a la rutina

rehabilitación para problemas cervicales

Rehabilitación para problemas cervicales. Consecuencias de la vuelta a la rutina

Con el fin del verano y la vuelta al trabajo, tenemos que afrontar muchas circunstancias que nos afectan como  la tensión del trabajo, ponerse al día o molestias cervicales.

Muchas molestias en el cuello tienen su origen común en las cervicales: es uno de los más frecuentes y hasta 7 de cada 10 personas lo van a padecer en algún momento de sus vidas. El primer paso para combatirlo es conocer qué músculos están implicados y cómo fortalecerlos. La rehabilitación para problemas cervicales es una garantía de una mejor calidad de vida.

Por qué se necesita rehabilitación para problemas cervicales.

-Debilidad en los músculos. La falta de ejercicio hace que los músculos del trapecio, cuello, hombros y espalda hacen que tengamos malos movimientos y nuestro cuerpo no esté coordinado.

-Malas posturas. Al llevarnos mucho tiempo en la misma postura, los músculos se engarrotan. Por eso es aconsejable realizar estiramientos y hacer paradas para mover las piernas cada media hora.

-Factores emocionales. Nuestro cuerpo es el reflejo del alma, por lo que si estamos tristes tendremos más estrés y mayores dolores en el cuello. En cambio, si estamos contentos tendremos una actitud positiva en el trabajo y  tendremos menos estrés.

 Algunos estiramientos para evitar este dolor de cuello u otros dolores en la oficina son:

-Levanta los hombros. Pon las manos detrás de la nuca y sube tus hombros del suelo. Con esto liberas tensiones cervicales y de la columna.

-Estira los dedos. Abre y cierra las manos haciendo estirar los dedos lo máximo posible.

-Mirar hacia los costados. Nos sentamos con la espalda recta e intentamos girar hacia derecha e izquierda nuestra cabeza. El resultado de este estiramiento es estirar el cuello.

-Brazos al cielo. Levanta los brazos y ponlos encima de tu cabeza, entrelaza ambas manos y estíralas hacia arriba.

Con estos estiramientos, podrás llevar mejor la vuelta al trabajo y acostumbrarte de nuevo a la rutina. Si la molestia o los dolores son más agudos y persisten, no duden en acudir al fisioterapeuta.