Suelo pélvico debilitado: Causas y soluciones

Suelo pélvico debilitado: Causas y soluciones

Ejercitar el suelo pélvico es beneficioso no solo para evitar problemas futuros, sino para mejorar la calidad de vida en general. Por lo cual es importante conocer acerca de este tema que siempre ha sido tabú, sus causas y sobre todo centrarnos en los ejercicios y tácticas para prevenirlo.

¿Qué trastornos ocasiona una debilitación del suelo pélvico?

  • Incontinencia urinaria: Esta red de músculos, ligamentos y tejidos son el sostén de los órganos pélvicos vejiga, vagina, útero, uretra y recto. De este modo, si se deterioran no cumplirán sus funciones del mismo modo y provocan pérdidas (no solo de orina) al realizar actividades deportivas por ejemplo, o incluso con esfuerzos mínimos tales como toser o reír.
  • Prolapso: Cuando descienden estos órganos hacia el exterior, se puede ver un bulto en el órgano sexual.
  • Disfunciones sexuales: Si la vagina queda muy dilatada tras el parto, suelen producirse problemas en las relaciones por la falta de presión. Esto puede acarrear problemas psicológicos y emocionales.

¿Cuándo se es más propensa a tener este tipo de problemas?

  • Durante el embarazo el suelo pélvico sufre mucho ya que el peso que cae sobre el abdomen aumenta considerablemente. De este modo, los tejidos se ven afectados y su ensanchamiento al dar a luz causa estragos. Esta suele ser la causa más común y habitual de problemas de suelo pélvico, por ello es muy importante trabajar el suelo pélvico durante el preparto y el postparto.
  • La menopausia es un momento delicado ya que el gran cambio hormonal que supone trae consigo hipotonía y atrofia de los tejidos de la zona.
  • Los transtornos son más probables que aparezcan a cierta edad, ya que el suelo pélvico se debilita si no se ha trabajado con ejercicios.
  • Realizar actividades que someten el abdomen a presión, como ciertos deportes en los cuales hay que levantar grandes cantidades de peso, o deportes de impacto como correr, puede aumentar las probabilidades de sufrir este tipo de problemas.
  • Tener obesidad, ya que el aumento de peso sobre el abdomen altera los órganos de la zona.
  • El sometimiento a cirugía ginecológica o tratamientos como radioterapia en la zona, provoca una alteración que puede desembocar en un suelo pélvico debilitado.
  • El sobreesfuerzo que se realiza si se tiene estreñimiento crónico, también puede dañar el suelo pélvico.

¿Cómo se puede prevenir?

  • Realizar ejercicios específicos para la zona: Los ejercicios de Kegel son muy acertados y beneficiosos para fortalecer la zona. Consiste en contraer y relajar los músculos del suelo pélvico unos segundos repetidas veces. La gimnasia abdominal hipopresiva crea mayor tono muscular de la zona sin aumentar la presión intra-abdominal. Gracias a esto se tonifica el suelo pélvico y se previene la incontinencia.
  • Acudir a un centro de fisioterapia para un análisis y tratamiento más personalizado y aprender a realizar los ejercicios de manera adecuada. También pueden ayudar a mejorar la postura, lo cual repercute en las rutinas defecatorias y miccionales.

Hombres y suelo pélvico:

Aunque por causas biológicas y reproductivas son las mujeres las que más sufren de esta disfunción, también afecta a hombres provocando: eyaculación precoz, disfunción eréctil e incontinencia urinaria.

En Crux Roxa Rehabilitación te animamos a venir a nuestra consulta y comentarnos tu problema. Un tratamiento adecuando y trabajar la zona con regularidad evita y mejora tus problemas de suelo pélvico.