Fisioterapia para el cáncer: Un tratamiento que se suma a la lucha

fisioterapia para el cáncer

Fisioterapia para el cáncer: Un tratamiento que se suma a la lucha

La  fisioterapia forma parte del tratamiento de un paciente oncológico. Se prepara al paciente ante una intervención quirúrgica y/o se pueden evitar o disminuir las secuelas tras la intervención. La fisioterapia para el cáncer no lo trata ni lo cura, pero si ofrece calidad de vida y ayuda a superar las secuelas de la enfermedad.

A continuación se explica cómo se aplican los tratamientos de fisioterapia para el cáncer en función del tipo de este:

  • Fisioterapia en el cáncer de mama. La técnica que se utiliza es el drenaje linfático manual. Se realiza con las manos, de forma suave y lenta y de manera repetitiva para mover y estimular la evacuación de líquidos del sistema linfático, que a su vez disminuye la inflamación y por tanto mejora el estado de los tejidos.

 

  • Fisioterapia en neuropatías. Los tumores de cabeza y cuellos suelen provocar neuropatías, debido a la comprensión de las zonas cerebrales que provoca el tumor. Entre los efectos que produce está la perdida de movilidad, parálisis de distintos nervios y pérdidas de la función. La fisioterapia ayudará a recuperar la mayor movilidad y funcionalidad de las articulaciones.

 

  • Fisioterapia en cáncer pulmonar. Con el tratamiento de fisioterapia disminuirá la disnea, el dolor, y mejorará la calidad de vida del paciente. De forma progresiva se aumentará la tolerancia al ejercicio del paciente. Gracias a la disminución del dolor y la disnea, se mejorará la capacidad pulmonar y los efectos secundarios tras la intervención serán menores. Tras la intervención, también se debe seguir con el tratamiento de fisioterapia para devolver a los tejidos su elasticidad, evitar retracciones y por tanto aumentar la capacidad vital.

 

  • Fisioterapia en tumores en órganos sexuales. El tratamiento consiste en una terapia manual, reeducación neuromuscular, se fortalecería la musculatura pélvica y se entrenaría la coordinación. Gracias a este tratamiento se pueden prevenir o disminuir los síntomas; incontinencia urinaria, prolapsos y disfunciones sexuales.

 

Durante el cáncer pueden aparecer números tipos de dolores  en función de la enfermedad. La fisioterapia ayuda al paciente antes, durante y después de  la intervención. En Crux Roxa Rehabilitación tenemos los mejores especialistas para aplicar las diferentes técnicas con el fin de mejorar la calidad de vida del paciente.