Sedentarismo y dolor muscular. Cómo evitar las molestias del día a día.

sedentarismo y dolor muscular

Sedentarismo y dolor muscular. Cómo evitar las molestias del día a día.

Con frecuencia recibimos en nuestra clínica pacientes jóvenes que sufren dolor muscular en espalda, hombros y brazos. El factor común en todos los casos es la actividad laboral, todos se decidan a actividades sedentarias frente a un ordenador y pasan numerosas horas en esta postura. Sedentarismo y dolor muscular van de la mano en la sociedad actual.

Sedentarismo y dolor muscular. Cómo evitar las molestias día a día:

Una vida sedentaria no es sólo pasar las horas en el sofá viendo la televisión, sino que también lo es pasar muchas horas sentado trabajando sin cambiar de posición ni hacer ejercicio.
Realizar ejercicio a diario es fundamental para las personas con este estilo de vida. Una hora caminando o dedicar un rato al gimnasio es tarea casi obligatoria para evitar los daños que produce una vida sin actividad física. Como el tiempo es el mayor de los inconvenientes actualmente, te daremos algunos sencillos trucos para que a lo largo de la jornada practiques algo de ejercicio que aliviará tu dolor de espalda, brazos y hombros.

  • No permanezcas sentado más de dos horas seguidas. Cada cierto tiempo debes levantarte, estirar las piernas y caminar un poco. Como truco te aconsejamos beber frecuentemente agua, aparte de todos los beneficios que tiene para el organismo, será una forma de obligarte cada cierto tiempo a levantarte para ir al baño.
  • Aprovecha esta escapada para estirar. Desperezarse delante de personas no suele estar bien visto, pero es un acto muy sano para nuestros músculos. Ve al baño y estira tus brazos y tu espalda para que los músculos descansen de su posición habitual.
  • La postura en la silla, otra gran clave para el dolor muscular. Nuestra espalda debe tocar por completo el respaldo de la silla, para eso debemos sentarnos lo más atrás que podamos. Con los pies apoyados en el suelo, debemos formar un ángulo de 90º con las piernas y la columna. La pantalla no debe estar más cerca de 60 centímetros y la mano con el ratón con el máximo apoyo.
  • Visitar al fisioterapeuta con regularidad. No debemos esperar a tener dolor para acudir a un especialista que alivie la tensión de los músculos y descargue las zonas donde más problemas puede causar el sedentarismo. Si además ya tenemos molestias, la frecuencia debe ser mayor (una vez al mes mínimo) para que el problema no afecte a más músculos o articulaciones.
  • Tratamientos alternativos. No sólo es recomendable acudir a fisioterapeutas sino que tratamientos terapéuticos como la hidroterapia, la sauna o la quiropráctica nos beneficiarán.

Los hábitos de vida son esenciales para una buena salud física y consecuentemente mental. Deja en manos de profesionales tu salud, el intrusismo laboral sale caro a largo plazo.