¿Cómo afectan las pantallas a nuestra espalda?

Cómo afectan las pantallas a nuestra espalda

¿Cómo afectan las pantallas a nuestra espalda?

Pasamos más de 3 horas al día mirando el móvil o la Tablet, más de una hora de televisión o pantalla de ordenador por ocio y si además nuestro trabajo es con ordenador, podemos pasar casi 12 horas al día usando pantallas. Una barbaridad de horas que perjudican seriamente nuestra salud. No sólo dañan la vista, vamos a ver cómo afectan las pantallas a nuestra espalda.

Antes de ver el daño que pueden ocasionar los dispositivos electrónicos en la salud de nuestra columna, vamos a plantearnos algunas cuestiones.

  • ¿Usas el móvil o la tablet en la cama?
  • ¿Ves con frecuencia películas, series o programas en tu portátil?
  • Cuando ves la televisión, ¿lo haces tumbado en el sofá?

Seguramente la respuesta a estas tres preguntas siempre sea SI. Estos ratos de ocio y descanso están afectando a tu espalda más que las horas de trabajo frente al ordenador.

Postura incorrecta 1:

Las horas frente al ordenador en el trabajo son evitables, pero mantener la postura correcta en la silla si está a tu alcance. Para asegurarte de que tu espalda está recta recuerda tener los hombros lo más próximos posibles al respaldo de la silla. La cintura también debe tener apoyo en la parte trasera de la silla, puedes ayudarte con un cojín para cubrir el hueco que queda.

Aun así, es de la postura incorrecta que más estamos concienciados y que más tratamos de evitar. Lo que no sucede con las siguientes, que además coinciden con nuestro tiempo de descanso.

Postura incorrecta 2:

Uso de tablet, móvil o portátil en la cama. Aunque pienses que tu espalda está en descanso, no es así. La postura de los hombros está forzada hacia adelante para sujetar el dispositivo y escribir en él. Además el cuello sufre tensión ya que al intentar enfocar con la vista la pantalla, tendemos a adelantar el cuello hacia adelante sin darnos cuenta.

Postura incorrecta 3:

Cuando vemos la televisión lo habitual es hacerlo tumbados en el sofá o acomodados en un sillón. Aunque tu cuerpo está descansando tu espalda está sufriendo. Las posturas no suelen ser correctas y forzamos zonas como el cuello o la cintura. Además, si usamos el móvil mientras estamos sentados, agachamos en exceso el cuello durante tiempo prolongado y tenemos la zona de los hombros en tensión.

Ya vemos cómo las pantallas perjudican la salud de nuestra espalda, hombros, cuello y cintura. El exceso de horas frente a dispositivos no sólo daña la vista, sino que afecta físicamente.